miércoles, 29 de junio de 2011

La Teoría de los Contrarios


Mientras llego a casa derrotado y bajo la persiana de mi cuarto para poder oscurecer mi inquietud y mi asco, tú: a miles de kilómetros de distancia, levantas la persiana para que la ciudad alumbre tu renovada vida; allí ha nevado y, mientras, a saltitos, deambulas por las calles resbaladizas y mi respiración disminuye a medida que me voy intoxicando de sueño.

1 comentario:

  1. malditas teorías. (pero me gustó mucho el texto). saludos.

    ResponderEliminar