sábado, 5 de octubre de 2013

Esponja de vida



“La literatura sigue siendo (…) la esponja de la vida, el mejor repositorio de los valores de nuestro paso por el mundo, donde encontramos las mil y una caras de lo que hemos sido a lo largo de los siglos. El componente artístico de la literatura, la riqueza verbal con que la escribimos y la singularidad formal con que los mejores la presentan la elevan sobre los actos de la vida cotidiana, y si está bien lograda merece ser conservada para enseñanza de generaciones futuras”.

Germán Gullón.         
Los mercaderes en el templo de la literatura.
Caballo de Troya, Madrid, 2004, pp. 162.